Blog de Juan-Luis Alegret

Blog de Juan-Luis Alegret para compartir lecturas, ideas y sensaciones sobre el estado del mundo y de sus gentes pues no solo hay que saber vivir, sino que también hay que saber donde vives

21 jul. 2009

Cuidado con los populismos

José Maria Ridao nos alerta de la tendencia al populismo que acheza a todas las corrientes ideologicas. Por ese motivo deberemos estar alerta de las mutaciones, que tanto la derecha como la izquierda parecen estar sufriendo en su intento desesperado de dar soluciones a la crisis actual. Dice Ridao:

Durante las dos décadas que se ha mantenido en pie la utopía de los mercados desregulados ha ido tomando cuerpo un género de opciones políticas que, ante la insensibilidad de los partidos democráticos hacia los efectos perversos del nuevo credo, de la nueva revelación económica que ahora se ha estrellado, se han especializado en ofrecer los bálsamos milagrosos del populismo. Son opciones que lo mismo han adoptado la retórica de la derecha que la de la izquierda, basta comprobar la profunda semejanza entre las políticas de, por ejemplo, Chávez y Berlusconi, por no hablar del histrionismo y el desenfado de sus discursos. El creciente apoyo electoral a estas opciones se explica, no porque los bálsamos milagrosos que proponen vayan a funcionar, sino porque, funcionen o no, prestan atención a los efectos perversos de la utopía de los mercados desregulados que los partidos democráticos se han negado a ver. Y cuando los han visto, ha sido peor, porque han optado por competir con los populistas en la búsqueda de soluciones milagrosas para los efectos perversos de la utopía en lugar de mandar al desván de los artefactos peligrosos la utopía que los provocaba. Cada medida proteccionista que ha adoptado Europa amparándose en la invocación de las políticas comunes, cada ley nacional de extranjería y cada directiva europea que, como la del retorno, han hecho burla de los principios del Estado de derecho, cada iniciativa dirigida a sostener la burbuja inmobiliaria y financiera para seguir confundiendo especulación con prosperidad, no ha hecho, en el fondo, más que legitimar el espacio en el que los populistas pretenden confinar el debate político.

No hay comentarios: