Blog de Juan-Luis Alegret

Blog de Juan-Luis Alegret para compartir lecturas, ideas y sensaciones sobre el estado del mundo y de sus gentes pues no solo hay que saber vivir, sino que también hay que saber donde vives

13 dic. 2009

Aclaración conceptual muy oportuna

Sostenibilidad
Manuel Ludevid - El Pais 03/12/2009

El "desarrollo sostenible" fue acuñado por Gro Brundtland en los ochenta como el que satisface las necesidades de la generación actual sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de dar respuesta a las suyas. Desde entonces, la sostenibilidad se ha convertido en el concepto estrella del respeto al medio ambiente. ¿Es posible trabajar veinte años sobre medio ambiente sin usar este término? Mi experiencia personal demuestra que sí. Les cuento por qué no lo uso nunca.

Primero, por mal traducido: el término inglés sustainability debería traducirse por "sustentabilidad", como hacen los latinoamericanos. Segundo, por mal usado: la mayoría de los economistas y políticos usan el concepto como sinónimo de "desarrollo económico ininterrumpido" sin relación con el uso de los recursos y la contaminación, es decir, en sentido opuesto al que proponía Brundtland. El mal uso ha quemado una palabra hermosa.

Tercero, por poco riguroso: la sostenibilidad desea asegurar al tiempo crecimiento económico, equidad social y respeto ambiental. Aún no podemos cuantificar y comparar la actuación ambiental de empresas y países, y no tenemos nada similar a una cuenta de resultados ambiental. Cuarto, por fracasado. El "desarrollo sostenible" es un concepto ideado para implicar a los países pobres, con el argumento de que una actuación de respeto al medio ambiente no les haría perder posiciones en su lucha contra la miseria. La evidencia demuestra que se trata hoy de una palabra vacía, pues las transferencias de dinero y tecnologías a los países pobres han sido irrisorias.

Finalmente, por pretencioso: es un concepto que suele vincularse a una suerte de "pensamiento único", de matriz supuestamente ecologista, que se presenta como la única verdad sobre política ambiental. Por todo ello, propongo olvidar la "sostenibilidad" y centrarnos en lo que importa: cómo somos capaces de vivir con un menor uso de recursos, menos contaminación y residuos, y menos transformaciones negativas del delicado sistema terrestre. Hablemos de agua, de basura, de energía, de la contaminación que envenena el aire, de la lucha diaria contra la pobreza y el hambre. Recuperemos el nombre de cada cosa. Que todos nos entendamos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Què en penses dels referèndums sobre la independència?